San Arnulfo o Arnoldo de Metz, no es patrono de la embriaguez o los borrachos porque eso no tiene nada de santidad. De hecho, la embriaguez es parte del pecado de gula, uno de los siete pecados capitales.

Sobre las razones del patronazgo, durante cierta época la gente utilizaba los ríos como basureros e incluso la gente lanzaba cadáveres de personas y animales por lo que tomar agua de los ríos llegaba a ocasionar la muerte.

Por eso y “para prevenir enfermedades y la peste”, el santo “predicaba sobre el peligro de tomar agua en aquella época. En su lugar recomendaba tomar cerveza porque en aquella región se elaboraba con mucha facilidad”.

Según la tradición, “durante el viaje, largo y agotador, los fieles se detuvieron para comprar cerveza pero quedaba muy poca, algunos dicen que solo había un tarro que tenían que compartir y, sin embargo la cerveza alcanzó para satisfacer la sed de todos”.

 A esto se le conoce como el milagro de la cerveza y es la razón por la que se considera a San Arnulfo el Santo Patrón de los cerveceros y la cerveza.

San Arnulfo o Arnoldo nació en Austria alrededor del año 580

JEMAX Producciones

Ig: @jesus_enriquee01.  @fuera_lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.