Efemérides con Yeniree “Yee” Briceño

Tal día como hoy en el año 1803 Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco realiza una promesa libertadora conocida hoy en día como el Juramento del monte Sacro
A sus 22 años , Simon Bolivar decepcionado por los avatares de su vida, luego del fallecimiento de María Teresa Rodríguez del Toro y Alayza, su esposa y reunido con Simón Rodríguez, su maestro y mentor años atrás en Caracas; en la ciudad de Roma, Italia. Bolivar , juró el 15 de agosto en la colina de Monte Sacro, consagrar su vida a la liberación del continente latinoamericano, enfatizando asi su profundo compromiso personal con la causa independentista hispanoamericana.
La frase emblemática de esta fecha reza de la siguiente manera:
«¡Juro delante de usted, juro por el Dios de mis padres, juro por ellos, juro por mi honor y juro por mi patria, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español!»
Existen dudas con respecto a la fecha ya que existe amplio consenso y documentación que permite asegurar que fue el 15 de agosto de 1805. Sin embargo, la exactitud tanto del lugar como de las palabras pronunciadas por el Libertador en dicha ocasión son aún materia de controversia para sus historiógrafos y estudiosos. Por anotaciones personales de Simón Rodríguez se sabe que fue una de las tantas colinas que conforman el paisaje de la capital italiana, la cual él mismo describe como el Monte Sacro, otras fuentes aseguran que podría haber sido el Monte Palatino, de mayor altura;o también que haya ocurrido en el Monte Aventino, tal vez por su mayor significación histórica.
Independientemente del lugar o fecha, la veracidad de este hecho histórico está documentada de primera fuente, en primer lugar por una carta fechada el 19 de enero de 1824 en Pativilca, Perú, enviada por el mismo Bolívar a su maestro Rodríguez, con motivo de saludarlo al saber su retorno a Sudamérica, en la cual el Libertador se refiere a este hecho, aunque sin ahondar en detalles exactos y por otra parte, de un extracto de la conversación sostenida entre un Simón Rodríguez ya anciano y el doctor Manuel Uribe Ángel en Quito, en 1850, que fue recogida por el escritor Fabio Lozano y Lozano en el libro «Maestro del Libertador», publicado en París, en 1913. Del sentido del juramento se desprende que el futuro Libertador quería conferir a sus palabras el concepto de las ideas de libertad, igualdad y fraternidad aprendidas de la Ilustración, toda vez que la contemplación del paisaje repleto de ruinas de lo que fue el Imperio Romano le hizo evocar la tiranía y opresión que caracterizaron a varios de sus gobernantes.
Informo para ustedes. Yeniree “Yee” Briceño. Sigueme en Instagram @yeebriceno y entérate de más efemérides del día

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.